25 mar. 2010

Jaen. Adios a Bodas de Sangre. Adios Madre.

No tengo palabras para este final... no tengo palabras...Sólo la certeza de llevarme conmigo todo un recorrido de vida y un aprendizaje inabarcable.
Me llevo la vivencia de esos momentos en que pude encarnar en cuerpo y alma a la Madre; los momentos en que me asomé al precipicio de la vivencia del instante.
Dentro de mí el misterio, la búsqueda, las preguntas que no tienen hoy por hoy respuestas.
Sí puedo sentir la gratitud... gratitud hacia el poeta que me regaló durante seis meses la hondura y la belleza de sus palabras. Gratitud y reconocimiento hacia mi director, Jose Carlos Plaza que perseveró para que lo mejor de mi actriz se expresara en esta Madre. Amor y gratitud hacia todos mis compañeros, los 23, sin ellos no hubiera sido posible sostener a esta Madre en 94 funciones. Todos ellos me han apoyado e impulsado, todos han sido fuente de inspiración para mi trabajo. Y todos están representados en Luis Rayo, mi hijo querido que con su amor , su honestidad y su gran talento para creer , ha creado siendo profundamente hijo a esta Madre; en Noemi Martinez, nuestra novia valiente y luchadora, que supo perseverar y crecer en la dificultad para defender un personaje tan complejo y maravilloso.
Ellos, mis compañeros, han sido los que me han acompañado en este destino, en este viaje de sangre y vida, en este este encuentro con la tierra y su sabiduria, la fuerza de la naturaleza, el deseo... Ya lo dijo el poeta: "Cuando las cosas llegan a los centros no hay quien las arranque". Nada ni nadie me arrancara esta experiencia pero es momento de decir Adios, de soltar, de dar paso ... No es una despedida, siempre te llevare conmigo Madre, tu fuerza, tu amor, tu contacto con la esencia.... Me has enseñado, eres mi aliada.... Abro mi espacio, es el pricipio del fin, siempre es así... Gracias Madre, Gracias Federico, Gracias a la vida por haberme dado vida para vivirlo. Salud. Hasta siempre.