26 oct. 2011

AZUL PETROLEO

Escribo desde el AVE volviendo de Barcelona a Madrid el 22 de octubre de 2011.
Ayer tuve la suerte de poder disfrutar la pieza de Danza- Teatro creada por mi amigo Andres Waksman y su equipo de hombres. Fruto de dos años de investigación con el cuerpo y en el cuerpo, permitiendo que en un espacio vacío aflore la memoria de todo lo que quedó grabado en él, de nuestra historia y más allá de la nuestra, de la historia.
La danza que se inspira en la memoria personal de cinco vidas -y muchas otras que han aportado su experiencia en estos dos años de búsqueda- pero que trasciende y viaja al encuentro de la herencia genética y ancestral, al encuentro con la imagineria y la sensación sentida de nuestro recorrido como humanidad, con el misterioso legado de nuestros antepasados.
¡Un viaje! ¡una pasada!... un espacio de libertad.
Al despertar esta mañana, las imágenes, los movimientos, las evocaciones de la pieza se hicieron fuertemente presentes en mí. Se habían sumergido en mi mundo onírico y durante toda la noche rondaron mis sueños.
"Hombre", ¡que palabra!, y todo lo que encierra... pero a los hombres le siguieron los caballos en libertad, los perros, los guerreros, el hijo, los hermanos, los rivales... y el padre, siempre presente, amado, anhelado, rechazado, al padre que hay que matar para tomarlo. El padre y su oscuridad, su orden, su fuerza, sus genes, su amor y su muerte.
Y más hombres que buscan, danzan, juegan, luchan, que se abrazan, se despiden y se encuentran. Y cuerpos en movimiento, y círculo, y música, y trance, éxtasis, humor y vida, y silencio.
¿Que más compartir? Fue una fiesta para mis sentidos, para mi corazón, un alimento para mi artista.
Un lenguaje anclado en la sencillez, una sólida estructura que no se ve pero que se percibe sólida y contenedora. Tres círculos cómo tres actos. Sobre el fondo de libertad se dibuja la figura, sin que nos demos cuenta como emerge, pero la sentimos orgánica, como reciennacida en ese instante.
Danza sin coreografía, la emoción hecha carne en el movimiento. El mundo de Andres, su búsqueda, su recorrido, sus años de investigación... Merece la pena verlo.
Ojalá tenga mucha vida, vuelvan a Barcelona, vengan a Madrid y recorran Europa... Ojalá haya nuevas oportunidades para que estos cinco hombres desarrollen su trabajo, crezcan, expandan su arte y nosotros podamos contemplarlo y disfrutarlo.

"...crear o no crear no es una opción, es un destino, una fidelidad" Hugo Mújica

Gracias Max, Josep, Jordi, Bernardo, Pedro, gracias Andres.

AZUL PETROLEO se estreno este agosto pasado en el Teatro Solis de Montevideo y estuvieron en Barcelona en el Antic Teatre del 20 al 23 de octubre de 2011



2 comentarios:

  1. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  2. Gracias Consuelo,

    por esta exquisita descripción de lo que fue esa velada. No añado más sensaciones, excepto confirmar que me siento muy identificado con todo lo que describes, que fue muy placentero y que en muchos momentos "uno" en vez de espectador "me hubiese gustado estar en el ruedo", disfrutando de esa música, esa danza y esa complicidad de bailar juntos. Sentí la necesidad del movimiento y me pongo en la acción de retomarlo...
    Si se vuelve a representar y alguien tiene la posibilidad de verlo, que no se lo pierda.
    Gracias a Andrés por esa maravillosa obra. Gracias a ti Consuelo por ese privilegiado reencuentro, por pertenecer a esa "raza" que sigue creando para los demás, abriendo nuestra conciencia humana y nuestros horizontes hacia la luz, la humildad y el amor, incansable maestra y artista, cuidate mucho.
    GRACIAS por SER y ESTAR!!!

    Antonio Campñ.

    ResponderEliminar